martes, marzo 15, 2011

ESCRIBIR PARA NADIE, PARA POCOS O PARA MUCHOS

Quisiera recordar cuando hace ya más de 5 años empecé con este modesto blog, y busco entre mis recuerdos las motivaciones que me empujaron a desnudar mis letras públicamente en la Red. La verdad: la memoria nunca ha sido uno de mis puntos fuertes, y como tengo la buhardilla repleta de sombras difusas no me queda otra que recurrir al manido corta-y-pega y reproducir ahora el primer post que profanó este negro espacio. Lo “desentierro” así de la primera página para analizarlo al detalle, como haría uno de esos curiosos forenses que abarrotan las series americanas de TV.

DIARIO DE PRUEBAS
No es tan grande la atracción que siento por este mundo de "la gran red" como la sensación de que pertenece a algo ajeno a mi realidad, algo mágico. Y en mi miedo propio de cavernícola frente al negro monolito, va y aparece mi amigo Ayma y me abre una puerta.
Usaré el regalo de este blog como herramienta para experimentar, para modelar lo que en un futuro quiere ser algo más complejo y poliédrico. Debo dejar mi vicio del lápiz y el papel, bufff... no tengo duda que ésto será un parto largo y difícil.
Mientras tanto he aquí las memeces de alguien que se siente un tanto perdido, contemplando por la "ventana" de su escritorio las estrellas de un mundo vecino. Brillos y destellos que se ven, pero que no se pueden palpar ni estrujar, y que muchas veces apenas se entienden.
Y en mi afán por descubrir (por querer ser también un mago), ahí van este blog y estas letras.




Después del repaso me sobreviene una primera impresión positiva, pues me agrada mucho reconocerme en esas líneas. Me gusta comprobar como las canas y kilos añadidos son sólo eso, añadidos, y que bajo un aspecto más rechonchote y ajado se encuentra todavía el mismo goodalien. No esperaba otra cosa tampoco -no creo yo haber cambiado mucho- pero en esta vida tan voluble y sorprendente es precisamente eso lo que a veces reconforta, encontrarte de frente con lo que esperas. Como mínimo esto debería significar que 5 años de bloggear no pasan tan mala factura, así que de momento tiramos “palante”. Som-hi!
Goodalien empezó un día lentamente, redactando para nadie sus historias y quehaceres diarios, que le retornaban con ese eco grave y profundo que producen las estancias vacías. Luego fueron incorporándose a sus locuras unos pocos valientes, que por amistad, cortesía o por simple curiosidad aterrizaron un día en su página. ¡Algunos hasta quisieron quedarse! Y por ahí el primer sorprendido fue este mismo redactor...

Cosas de la vida cambiante (lo que decíamos antes, nunca para quieta): La semana pasada me ofrecieron un cambio de púlpito y me propusieron para un nuevo escenario, uno de esos gordos con aforo para decenas de miles de personas. Y he de reconocerlo, no tendría sentido engañaros ya a estas alturas, que me entró algo de vértigo presentarme ante tanto desconocido. Collons quin canguelo!
Pero primero hice un post de prueba, después otro, una tontería por aquí, y otra por allí... y el mundo siguió siempre rodando, aparentemente sin reparar para nada en las dudas del medroso goodalien.

Al final quizá no hay tanta diferencia. Ahora pongo algo en el blog, ahora escribo en Gizmodo, luego twitteo un poco y lo linkeo con el Facebook... escribo una letra junto a otra sin pensar siquiera en su destino. No importa mucho si las palabras son para nadie, para unos pocos o para unos miles. Al final uno escribe siempre para uno mismo, y no pone siempre dirección, aunque sí remitente. A ese pacto llegó goodalien hace ya un tiempo, y no romperemos ahora el contrato.

Me bastaba así hace ya casi 2.000 días, y por lo visto me sigue bastando.
So, to be continued...

No hay comentarios: