miércoles, octubre 29, 2008

LLUEVE (DE NUEVO)

A fuera llueve y hoy no voy a salir.
Sí, me quedaré aquí leyendo algo.
Yo con mis libros, yo con mis pensamientos, yo a solas con mí cultivada pereza... y todos bien secos.



Las plantas del balcón parecen felices con su ducha otoñal; y decenas de gotas se precipitan por el cristal en una carrera imaginaria, dibujando trayectorias dubitativas que morirán en un gran charco bajo las macetas.
Que nunca llueve a gusto de todos es una verdad universal. A veces caen solo 4 gotas, otras llueve a cántaros. Puede que una simple llovizna acabe en un gran diluvio... Y otro día el “xirimiri” no parará durante horas hasta dejar las calles caladas de charcos; charcos donde los niños saltarán traviesos mientras su abuelo de boina y bufanda remueve con el bastón la hojarasca amontonada que obstruye el desagüe.

Analizo las apelotonadas nubes intentando adivinar si la cosa empeorará, pero la verdad es que poco me importa. Lo que me jode es que otra vez “llueve sobre mojado”; Sí, sucedió de nuevo. Disculpadme el comentario “maruja“ pero es que hace tan solo 3 días que hice los cristales de las ventanas y otra vez quedarán bien chungos.

A fuera sigue lloviendo y definitivamente me quedaré aquí sentado mirando por la ventana. Dichosos cristales!... sigo bien seco pero ahora estoy algo cabreado. Será que hoy se me aguó un poco el alma y mi buen humor se resiente. Ya se me pasará, seguro.

El agua cae y cae y se lo llevará todo consigo. Y cuando el aguacero finalmente pare, el aire será mucho más fresco y limpio, y en el suelo cualquier huella o pisada de mal recuerdo habrá desaparecido...

No hay comentarios: