jueves, septiembre 18, 2008

A LO LOCO

El pasado miércoles estuve en el concierto de Loquillo en el Auditori, disfrutando del rey del Clot en la grata compañía de Kuka, Héctor y Monk (este último nos lo encontramos por sorpresa ocupando los asientos posteriores a los nuestros). No voy a hacer ahora uno de mis largos redactados, metafóricos y extraños escritos para describir el discurrir de la noche. Nada de milongas ni cuentos chinos. Hoy no.

Simplemente diré que fue un concierto ESPECTACULAR, INMENSO E IMPRESIONANTE (una vez más, siento que no pudieras venir Ayma).

La verdad es que era la primera vez que veía al Loco en directo, y no sabía muy bien que esperar...
Me fascinó enormemente el personaje en si, y el gran control que éste ejercía sobre el escenario y el público. Todos los movimientos estudiados al milímetro, las caras, los gestos, las subidas de volumen, los paseíllos entre las butacas, las pausas de los cigarros y los silencios. Absolutamente todo programado al milímetro en un ejercicio que delataba las muchas tablas -y años de directos- que este artista acarrea sobre sus anchas espaldas. Cierto es que José María Sanz Beltrán tiene ya 47 años, pero Loquillo guarda los movimientos de rockabilly y su tupé en formol y los muestra totalmente intactos. Y de carisma y chulería el tipo va sobrado...

La primera parte del concierto fue un repaso casi íntegro de su último disco (Balmoral), pero a partir de ahí el Loco echó mano de los clásicos y el ambiente se caldeó más, la grada empezó a hervir con la genial “Feo, Fuerte y Formal” que levantó al público de sus butacas, y así de pie nos quedamos hasta el final del espectáculo jaleando las archifamosas: “El Rompeolas, Rock&Roll Star, Cuando fuimos los mejores, Con Elegancia, Por Amor”, etc... Para morir y acabar con el “Cadillac Solitario”, el público enfervorizado y Loquillo de rodillas desgañitándose con las últimas notas.

Quizás soy un exagerado o una persona demasiado sensiblera, pero durante un rato bien largo se me pusieron los pelos como escarpias. Más de la mitad del público ya entró en la platea absolutamente entregado, esos eran los fans más acérrimos, los incondicionales. La otra parte del respetable no tardó mucho en entregarse, y salieron (salimos) igual de “locos” que el resto.

¡Larga vida al rey del Clot! Y que haya “locura” para muchos años...

Por cierto, algunas de sus frases más conocidas (fuente: wikipedia). Toda una filosofía de vida:

-"A nuestros enemigos, porque ellos nos dan la fuerza para seguir adelante"
-"Ser chulo es un arte"
-"A por ellos, que son pocos y cobardes"
-"Yo tenía un amigo llamado Johny. Yo le decía, Johny, no te metas."
-"Antes de criticarme, intenta superarme"
-"Sí, llevo guardaespaldas, ¿y qué?...es para proteger al resto de la gente de mí"
-"Como John Wayne, feo, fuerte y formal"
-"Esta es una canción que compuso Sabino cuando estábamos en Intocables, y yo he tenido la suerte de poderla cantar"
-"La historia de un hombre está escrita por las mujeres a las que amó"
-"¿Por qué el verdadero rock & roll no es música de masas? Porque la miel no está hecha para la boca de los asnos"
-"Si no te gusta el rock & roll... ¡qué coño haces mirando este disco!"
-"No te drogues, o acabarás como nosotros"
-"Ante el rico y poderoso hay que mantenerse orgulloso" (Loquillo en referencia a Miguel Bosé) -"No puedo ir al programa de Miguel Bosé, porque soy heterosexual y rockero"
-"Gays, cuantos más mejor, menos competencia"
-"No hay que darse por vencidos ni aun estando vencidos"
-"Una banda de rock & roll es algo así como estar en un barco pirata"
-"Me he traído lo más chulo y lo más macarra de Madrid..."
-"Todo el mundo era muy ortodoxo en el rock. Me dije: hay que hacer rock español y lo voy a hacer yo"
-"¡Qué difícil es ser humilde cuando uno es tan grande!"
-"Hoy no vais a ver un concierto de rock&roll al uso. Vais a ver a los mejores."
-"Esto es una lastima desperdiciarlo"
-"Este disco esta hecho por hombres"

lunes, septiembre 01, 2008

AJUSTE DE CUENTAS

Si le veo por ahí le diré que se acuerde de ir al mercado a comprar para la casa, que a las ventanas del balcón habría que darles un repaso un día de estos y también que la ropa para planchar se acumula ya en una pila de altura vertiginosa. Sí, sí, le diré que ya estoy harto de facturas y papelotes esparcidos por la mesa, de la nevera vacía, de los Cd’s desordenados y de las listas de pendientes que nunca se tachan...

Si le veo por ahí le diré que se pase más por casa, que apenas le veo, ¡Que parece que ya no vivamos juntos! También le diré que le extraño un poco, a él y a sus cuidados; que me parece que en su ausencia todo es más difícil, más complejo. El siempre tan formal y tan correcto, ¡Siempre mimándome!



Quizás se haya enfadado conmigo, no lo sé seguro pero bien pudiera ser, sin duda tendrá sus motivos. La verdad es que debo reconocer que últimamente he sido mal compañero, uno muy pésimo. Sí, me disculparé y quizás así todo se arregle. Le pediré perdón por gastarme su dinero en cervezas y caprichos, en salir por ahí de conciertos y comilonas con los amigos; me disculparé por tomar prestada su ropa y por no dejarle casi dormir la otra noche...

Si algún día le veo se lo diré todo y le pediré que vuelva a mi lado.
...

Pero de mientras este miércoles hay un concierto de Calamaro al que me apetece mucho ir, así que no me queda otra opción que prolongar mi particular experimento otra semana más. Tendré que seguir lavándome la cara con los ojos cerrados, confiando en que los dientes me queden bien cepillados sin poder comprobarlo, saldré de casa despeinado y con la nariz bien pegada a la pared, bajaré la mirada al suelo en todos los ascensores que tome y pasearé por la calle sin mirar a los escaparates...

Y así mientras pueda evitar todos los espejos, mientras no le vea la cara al panoli ese... podré continuar con lo mío. Y si algún día le veo –porque al muy terco siempre le da por volver tarde o temprano- entonces hablaremos y ajustaremos cuentas.