domingo, junio 01, 2008

M A R C A D O

Pegada a mi piel llevo la marca de un sueño pasado,
que a fuerza de besos, caricias, de miedos... de rosas y espinas,
dejaron en mi alma -bien hondo- grabado
el recuerdo de mil momentos, canciones y bailes,
que asoman traviesos tras las esquinas.

Pegada a mi piel cosida la marca del lomo de un libro
que escapó ayer volando como aliento robado.
Nació así un relato cortado,
un cuento de hadas, de guiños y hechizos,
con un fin de silencios... de hojas en blanco.

Pegada a mi piel brilla la marca de una herida sin sangre,
pues toda la olvidé en el color de tus labios.
Tus manos acunaron mis miedos y a tu luz até mis latidos,
perduraran así entre nosotros mil y un lazos... tejidos,
de historias, de risas, de mimos y abrazos.

Pegada a mi piel tengo la marca de un joya irrompible,
que ahora es escudo anudado a mi espalda.
¡Con renovada pasión derrotaré a gigantes molinos!
Blandiendo en mis manos una espada forjada de sueños,
y una antorcha que ilumina cien nuevos caminos...

Pegada a mi piel tatuada la marca de un valioso diamante,
que mira al pasado pero empuja hacia al frente.
Será testigo d esos días huidos, d las fotos... del calor d sus ojos
Pero también es el mazo que en el muro abrirá una ventana,
la esperanza que inspira aire al día que nace, que sueña...

Pegada a mi piel llevo la marca de lo que vendrá mañana.