martes, marzo 15, 2011

ESCRIBIR PARA NADIE, PARA POCOS O PARA MUCHOS

Quisiera recordar cuando hace ya más de 5 años empecé con este modesto blog, y busco entre mis recuerdos las motivaciones que me empujaron a desnudar mis letras públicamente en la Red. La verdad: la memoria nunca ha sido uno de mis puntos fuertes, y como tengo la buhardilla repleta de sombras difusas no me queda otra que recurrir al manido corta-y-pega y reproducir ahora el primer post que profanó este negro espacio. Lo “desentierro” así de la primera página para analizarlo al detalle, como haría uno de esos curiosos forenses que abarrotan las series americanas de TV.

DIARIO DE PRUEBAS
No es tan grande la atracción que siento por este mundo de "la gran red" como la sensación de que pertenece a algo ajeno a mi realidad, algo mágico. Y en mi miedo propio de cavernícola frente al negro monolito, va y aparece mi amigo Ayma y me abre una puerta.
Usaré el regalo de este blog como herramienta para experimentar, para modelar lo que en un futuro quiere ser algo más complejo y poliédrico. Debo dejar mi vicio del lápiz y el papel, bufff... no tengo duda que ésto será un parto largo y difícil.
Mientras tanto he aquí las memeces de alguien que se siente un tanto perdido, contemplando por la "ventana" de su escritorio las estrellas de un mundo vecino. Brillos y destellos que se ven, pero que no se pueden palpar ni estrujar, y que muchas veces apenas se entienden.
Y en mi afán por descubrir (por querer ser también un mago), ahí van este blog y estas letras.




Después del repaso me sobreviene una primera impresión positiva, pues me agrada mucho reconocerme en esas líneas. Me gusta comprobar como las canas y kilos añadidos son sólo eso, añadidos, y que bajo un aspecto más rechonchote y ajado se encuentra todavía el mismo goodalien. No esperaba otra cosa tampoco -no creo yo haber cambiado mucho- pero en esta vida tan voluble y sorprendente es precisamente eso lo que a veces reconforta, encontrarte de frente con lo que esperas. Como mínimo esto debería significar que 5 años de bloggear no pasan tan mala factura, así que de momento tiramos “palante”. Som-hi!
Goodalien empezó un día lentamente, redactando para nadie sus historias y quehaceres diarios, que le retornaban con ese eco grave y profundo que producen las estancias vacías. Luego fueron incorporándose a sus locuras unos pocos valientes, que por amistad, cortesía o por simple curiosidad aterrizaron un día en su página. ¡Algunos hasta quisieron quedarse! Y por ahí el primer sorprendido fue este mismo redactor...

Cosas de la vida cambiante (lo que decíamos antes, nunca para quieta): La semana pasada me ofrecieron un cambio de púlpito y me propusieron para un nuevo escenario, uno de esos gordos con aforo para decenas de miles de personas. Y he de reconocerlo, no tendría sentido engañaros ya a estas alturas, que me entró algo de vértigo presentarme ante tanto desconocido. Collons quin canguelo!
Pero primero hice un post de prueba, después otro, una tontería por aquí, y otra por allí... y el mundo siguió siempre rodando, aparentemente sin reparar para nada en las dudas del medroso goodalien.

Al final quizá no hay tanta diferencia. Ahora pongo algo en el blog, ahora escribo en Gizmodo, luego twitteo un poco y lo linkeo con el Facebook... escribo una letra junto a otra sin pensar siquiera en su destino. No importa mucho si las palabras son para nadie, para unos pocos o para unos miles. Al final uno escribe siempre para uno mismo, y no pone siempre dirección, aunque sí remitente. A ese pacto llegó goodalien hace ya un tiempo, y no romperemos ahora el contrato.

Me bastaba así hace ya casi 2.000 días, y por lo visto me sigue bastando.
So, to be continued...

domingo, octubre 03, 2010

KING KRÓL

El gato avanza muy lentamente por el pasillo, con la panza pegada al suelo, como hacen las leonas del Serengeti cuando están cazando (¡Cómo me gustan los documentales africanos de la2!). Observo el gesto de concentración de Król mientras busca su objetivo, su ojos amarillos totalmente fijos apuntan hacia la puerta entreabierta, no pestañean, y pudiera hasta pensarse que ve a través de la pared. Todo su cuerpo es tensión y fuerza contenida, y percibo claramente en él una parte salvaje que todavía conserva y que no puede disimular, que aflora claramente en estos juegos.

En realidad su pelaje dista un poco del “Rey de la Selva”, pues el color marrón-anaranjado de Król es un poco listado, con rayas. Además tiene las patas blancas y así también el vientre, por lo que seguramente sería más acertado compararlo con un tigre. Sí, sí, un tigre; si Król pesara 200 kilos y no 5 definitivamente sería un tigre. Sigo observándole, si bien por su pelaje queda bastante bien mimetizado con el parqué de casa, el pasillo carece de los arbustos y piedras típicos de la sabana africana, y ante la falta de cobertura nuestro gato parece ansioso y no puede demorar más el ataque. Ahí va...

Las risas rebotan por las paredes del pasillo y me llegan entremezcladas con fuertes pisadas, golpes y ruidos de trifulcas encontradas.

Una bala/bola anaranjada y blanca cruza fugazmente mi mirada, y al galope brioso se aleja con la cola totalmente erizada, que hasta triplica su volumen normal. Dos cuerpos por detrás aparece Ella persiguiéndole, se ríe con profusa alegría, en júbilo desatado, y con unos aires traviesos que me resultan muy atractivos. A medio camino abandona la persecución y se esconde en la otra habitación.
El gato llega al final de la casa y con un gran derrape, y no sin algunas dificultades, consigue evitar en el último momento el golpe contra la pared. Se gira rápidamente para contemplar el corredor, que ahora está vacío, y ladea la cabeza con semblante pensativo. ¿Dónde se habrá escondido ahora? ¡Es tan fácil leerle el gesto! jejeje

Ella se asoma de nuevo tras la puerta, tan solo 1 segundo, y se esconde. Se asoma y se esconde, y así repetidamente. El felino avanza medio metro y se para de golpe, ella ha vuelto a asomar la cabeza y sus ojos azules le han paralizado, con el gesto congelado espera un momento hasta que la víctima se vuelva a ocultar, y así poder avanzar un poquito más, sólo quiere llegar un poquito más cerca de la presa, sólo dos palmos más y...
Es mucho más divertido observarles mientras juegan que mirar el partido en la TV. Me agrada ver su rostro contento y como las risas que profiere se adhieren de manera invisible a las paredes de la casa, como sucedería con la metralla y los restos de una explosión, pero ésta de felicidad. Esas mismas paredes amarillentas que hace 10 meses nos recibieron con una mezcla de ilusión y miedo, y que rápidamente pintamos de blanco. Esos muros que poco a poco han ido absorbiendo nuestras energías, risas y lloros, calándose de nuestras historias de diario... paredes que antes no conocíamos y que ahora consideramos nuestro hogar.

Todo es barullo, risas y correrías, y yo me lo miro embelesado. Sostengo una revista entre las manos pero ya no me acuerdo del párrafo que abandoné, y en la tele han cambiado de programa y no me había dado ni cuenta, lo cierro todo. Observo sus persecuciones por el pasillo mientras mis dedos ciegos buscan un CD en la estantería. Retomo mi asiento justo en el momento que el gato entra en el salón a 300 Km/h... ¡Por poco me atropella! Y de nuevo un quiebro, un cambio de dirección y sale escopetado hacia el otro lado de la casa. Król quiere acelerar muy rápido pero sus patas resbalan sobre el parqué y como pasa en los dibujos animados durante un segundo se agita con fuerza sin conseguir moverse del mismo sitio, ¡es muy cómico!...

Le doy al “play” y la minicadena -gran regalo de Ella- anuncia como Louis Prima empieza a acariciar las primeras estrofas de "I Wan’na be like You", tomando el papel del carismático Rey Louie (el Libro de la Selva). Ahora ya estamos más ambientados.

Una brisa leve pero fresca me acaricia la nuca, y de propina me regala una excusa. Las risas rebotan por el pasillo y me llegan acompasadas en tiernas oleadas que inundan la casa, y yo me apuro a cerrar la ventana para que no se me escapen.

martes, agosto 03, 2010

ABSENTISMO LABORAL

Lo pedía con la leche caliente, pero tampoco mucho, pues alguna vez se había quemado la lengua. En realidad siempre había sido partidario y acérrimo defensor de la leche fría (qué gratos recuerdos infantiles los de su tazón de cereales crujientes y frescos!), pero con el café con leche de la mañana se permitía una rara excepción. A petición suya el camarero le rebajaba la dosis de cafeína (demasiado largo era también demasiado fuerte) y con el arte adquirido que dan los años detrás de una barra precipitaba la leche en su vaso, acertando en el momento final a dar dos golpes de muñeca para que la espuma que flotaba en la capa superior de la jarra se precipitara también en su café. Así, cuando uno tiraba el azúcar, este quedaba dispuesto en una graciosa montañita blanca, bella y efímera a partes iguales, pues la pirámide de fino grano blanco que mágicamente "flotaba" sobre la capa de espuma poco a poco iba absorbiendo líquido y cambiando de color, de la base hacia la cima, hasta que se colapsaba y se precipitaba de súbito hacia el fondo. Esta vez era el blanco iceberg, y no el Titanic, el que se hundía.

Ese tonto proceso lo observaba a diario en la cafetería del trabajo como si se tratase de un verdadero experimento científico, no tomaba notas porque el resultado era siempre el mismo y estaba escrito de antemano, pero jugaba a imaginarse que algún día la montañita blanca acabaría por transformarse enteramente de color canela y que quedaría -o sorpresa!- eternamente suspendida sobre la base espumosa. Como el pico escarpado de una montaña lejana sobresaliendo sobre las brumas y nubes matinales.

Pero nunca era así, siempre, siempre a los pocos segundos el azúcar desaparecía bajo un manto marrón, y él lejos de lamentarse se apremiaba a removerlo. Con una cucharilla blanca de plástico agitaba el café de manera casi frenética. Daba una y mil vueltas intentando que el azúcar no llegase al fondo del vaso, dónde sería mucho más difícil hacerlo desaparecer; empeñaba sus pocas fuerzas matinales en ese movimiento circular y en esas rápidas revoluciones de cafeína su mirada se perdía. Se concentraba en imaginarse como los granos casi microscópicos de azúcar se disolvían poco a poco y agudizaba el oído para comprobar como en ocasiones un crack-crack delataba que algún rebelde, buscando refugio en la trinchera del fondo del vaso, se resistía a ser devorado.

Todo el operativo duraba apenas 30 segundos (5 días a la semana = 150 segundos, a 4,5 semanas el mes = 675 segundos al mes. Por 11 meses = 7.425 segundos al año de absentismo laboral). Medio minuto en el que él desconectaba totalmente del mundo, y con los ojos fijos en el espiral marrón la agenda desaparecía, y el tiempo perdía su significado y su poder, como cuando Dalí dibujaba relojes fundidos.

Prisas, agobios y pensamientos derretidos como el azúcar.

lunes, mayo 10, 2010

PITUFO TELEFÓNICO

(modo sarcástico en power-ON)

Rompiendo con el luto planteado en la entrada anterior, y haciendo valer aquello de “A rey muerto rey puesto”, quiero presentar en sociedad mi nuevo terminal (no es que mi teléfono se esté muriendo, no, aunque así lo parezca; es que los móviles pueden llamarse así), seguro que os daré una envidia...
Este maravilloso Nokia 6610i de segunda-tercera mano (gracias Ma) podría catalogarse como un clásico de la comunicación, un verdadero móvil Old-Fashion -retro, vintage.. lo que queráis llamarle- que apenas me atrevo a sacar del bolsillo; no sea que alguien me lo quiera robar (o se destornille de la risa).

Si sois unos “Geeks” de lo tecnológico como yo, os encantará la ficha técnica del trasto que aquí os adjunto. Para que veáis como adelanta la tecnología en unos pocos años!!!

- Año de fabricación 2003, comercialización 2004 (en 2004 lo vendían, ahora lo regalan en las cajas de cereales)

Diseño:
- No es que sea feo, feo... es que es incomodillo de ver.
- Color “Azul Telefónica”, que no está mal del todo. ¿Por qué hoy en día son sólo negros, grises o blancos?
- Tiene botones de esos con tres letras cada uno. Ya ni me acordaba de ellos. Mola poder repasar al abecedario y ver que aún te acuerdas. No finjáis, que a más de uno de vosotros se equivoca al recitarlo!!! Comprobadlo...
- Tamaño pequeño y funcional. ¡Eso me gusta! Pero también implica una pantalla no más grande que un sello de correos. Cagontó!

Dimensiones:
- Y yo que sé??? Pues eso: pequeñín, feo y azul. Como un pitufo vamos.

Conectividad:
- Ante mi sorpresa parece que no emite señales de humo, sino que funciona vía GPRS a 36Kbps 2G Network (milagro!)
- No Bluetooth, no EDGE, no 3G, no WLAN, noWiFi… que no, oiga, no insista, que no…
- SMS, MMS y creo que también entiende el dialecto de las palomas mensajeras.

Memoria:
- Memoria interna total de 4 MB (ojo, leed bien, MegaBites) no ampliables. Jajajaja! Y yo que veía los 16 GB (GigaBites) del iPhone cada vez más justitos...

Batería:
- Batería que dura aproximadamente 4 días-y-pico. Sí, sí, más de 4 días!!! Eso mola un montón. Pero claro ¿Cómo va a gastar batería si apenas hace nada?

Pantalla:
- Pantalla 128 x 128 píxeles a todo color. Ojo, todos los colores que ofrecía la paleta de Picasso en su “Período Azul”, justitos 7 u 8.
- La pantallita es táctil: quiero decir se puede tocar y no le pasa nada! Se acabaron las preocupaciones por tener la pantalla sucia, polvorienta o rayada. ¡Y qué más dará!
- Logo MOVISTAR permanentemente en pantalla. Para que te acuerdes siempre de quien te roba los ahorros.
- Si se lo pides te muestra la fecha y la hora también, y no suele equivocarse.

Cámara:
- (Supuesta) cámara de fotos. Cualquier coincidencia entre lo quieras fotografiar y lo que sale en pantalla es pura casualidad. Creo que hay un modo aleatorio secreto que selecciona una imagen cada vez que le das al disparador.
- Anotación: el 6610i era el modelo “superior” pues el 6610 normal no tenía cámara, cosa que visto lo visto le honraba.

Sonido:
- Tonos monofónicos y polifónicos (¿?) horribles y estridentes. ¿Al vecino le ha dado por degollar a algún familiar en visita inoportuna? ¡Nooo, no, tranquilo! “Eso” es tú móvil sonando. La verdad es que no sé si es un tema de serie o es que los altavoces de mi terminal están dañados, albergo serias dudas al respecto.

Otros:
- Engorrosa navegación de menús Nokia. Hace años correcta, pero que hoy me enerva los nervios rápidamente: 25 clics para confirmar cada acción no puede ser!
- Con calculadora, convertidor pesetas/euros y una cosa que se llama “Portofolio II” que no sé para que sirve (las explicaciones del manual interno son dignas del guión de una peli de los hermanos Marx)
- Un juego de serie: Chess Puzzle. Eso sí que mooola!!! (y va en serio), aunque te obligue a jugar con piezas “amarillo-naranja cirrótico” vs. piezas “azul Avatar”.
- Radio FM (tendré que encontrar unos auriculares específicos Nokia, grgrgr!)
- Muestra los caracteres que te quedan al escribir un SMS, pero se hace eterno teclear tanto! Bufff...

Extras
- Dispone de un modo “invulnerable” a lo Jean Claude Van Damme. Si se te cae al suelo y rebota 27 veces sigue funcionando como si nada. Yo tenía un Nokia 3210 que recibió cada galletazo! ¿Quién es el guapo que se atreve a probarlo con su BlackBerry o su iPhone?
- Modo secreto repelente anti-ladrones. Puedes dejarlo en cualquier sitio que no lo perderás, para mi que emana alguna cosa chunga que aleja aquellas manos “ociosas de lo ajeno”

Y pues, ¿Qué os parece el cambio?

viernes, mayo 07, 2010

¡ESE PORTUGUÉS... LADRONZUELO ES!

Hace ya dos Martes perdí mi teléfono, mi bonito iPhone 3G de 16 Gb. Lo dejé por olvido 10 minutos en la cafetería del trabajo y el muy traidor decidió irse con otro... Cuando me di cuenta rápidamente volví sobre mis pasos, pero el teléfono había “volado” y al llamarme comprobé con horror que ya lo habían desconectado. “Mala peça al taler”, que dicen en mi tierra, ya podía darlo por perdido.

No hace falta recurrir a figuras retóricas ni metáforas amables para describir como me sentí, como un verdadero CAPULLO, así tal cual lo digo. Si me hubieran atracado, si se hubiera roto por un golpe... pero fui yo quien me lo dejé olvidado unos minutos. Y claro, para una vez que fallas no vas a tener la suerte de encontrarte con una persona civilizada, NOOOO, tenía que pasar un crápula filibustero junto a mi mesa!

Como detalle contaros que el 85% de los clientes de la cafetería son compañeros de empresa. Así pues ahora saludo en el ascensor mientras analizo las caras de los sospechosos, buscando trazas de culpabilidad en la gente... ¿Estos “amigos de lo ajeno” se delatan en algún aspecto de lo físico? ¿Son gente con los dedos realmente más largos?¿Tiemblan o les aparece algún tic cuando ven algo brillante como a las urracas? ¿Huelen a chorizo o desprenden algún olor particular? Mmm... me gustaría saberlo.

En realidad no hay mucho más que contar. Realmente, y si analizamos fríamente el tema, ojalá todos los problemas que me encuentre en un futuro sean como este! Se trata al fin y al cabo de una pérdida material, de algo substituible, pero aunque uno no quiera admitirlo sí se siente un poco “jodidillo”. Perdí el teléfono y con él muchísimas cosas. Puestos a pensar es extraordinario el volumen de información contenida en apenas 133 gr. (que es lo que pesa el iPhone).

- Todos mis contactos, sus números de teléfono y e-mails. También algunas direcciones postales.
- Centenares de fotos.
- Centenares de canciones, cuidadosamente escogidas y ordenadas, Con la carátula del álbum, etc, etc... y algunos videos.
- Infinitos SMS intercambiados con muchas personas. ¡Hay conversaciones enteras que me encantaba releer de vez en cuando!
- Acceso directo a mis cuentas de correo electrónico.
- Acceso directo a mi facebook, y por ende a visualizar el de mis amigos.
- Anotaciones varias, recordatorios para cumpleaños, citas pendientes en la agenda y el calendario...
- Múltiples aplicaciones descargadas, juegos con partidas a medias, récords y chorradas varias.
- Buff... cuantas cosas!!!

Ya he dado de baja la tarjeta (para que no se dediquen a llamar a Tombuctú) y también el terminal dando el IMEI a la compañía telefónica. Además he enviado el número de serie del iPhone a Apple para que lo controlen en su base de datos como “robado”, y además he cambiado todas las contraseñas de acceso que he podido recordar.
Con un poco de suerte el caco tiene ahora un magnífico pisapapeles negro, o quizás pueda usarlo sólo como Mp3... Cómo me gustaría poder enviar remotamente algún código de autodestrucción al teléfono! Y que dejara sordo al ladrón o que le pillara con el iPhone en el bolsillo...jejeje, que gore me he vuelto! Ya estoy mas sereno y tranquilo, pero una pequeña parte de mi todavía clama Venganza! Jejeje.
Ese mismo Martes por la noche el Barça perdía 3-1 en Milán, resultado que acabó por “alegrarme” el día y que a la postre sería una losa irremontable que dejaría, una semana después, a los blaugrana fuera de la final de la Champions del Bernabéu.
Cuando el árbitro pitó el final del segundo partido Mourinho (el entrenador del Inter, que durante todo el match había ofrecido su particular show) saltó al césped con los brazos en alto y corrió como un despavorido para celebrarlo. Él se defendería después alegando que se dirigía a los 4.500 tifosi italianos que había en el Camp Nou, pero pareció más un buen corte de mangas y una provocación directa hacia los 90-y-pico-mil culés que poblaban las gradas.
Quizás es que yo tenía un mal día, o fue el “shock” y la decepción del momento. O quizás es que este tío es tan buen entrenador como provocador (un PROFESIONAL de ambas cosas, con mayúsculas), pero tuve que agudizar la vista y mirarme la imagen detenidamente dos o tres veces... pues en un primer instante me pareció que el díscolo portugués corría por el campo con algo negro en la mano... con un teléfono, mi móvil! Y yo ya estaba saltando del sofá dispuesto a retorcerle el pescuezo al extraductor...

PD- Dicho todo esto (vaya parrafada) ¿Alguien sabe cuando sale a la venta el nuevo iPhone?

lunes, octubre 26, 2009

RETRO

Dicen que todas las modas acaban por volver tarde o temprano. En realidad lo cool, lo moderno, lo ”último”, etc. es un concepto tan cambiante que a mi ya me tiene un poco mareado. Quizás es que también soy un poco lento para estas cosas...

Por poner un ejemplo: Imaginaos que ahora se ponen de moda las camisas de cuadros tipo leñador (remarco, es un ejemplo, que no sé si ahora se llevan o no).

Primero existe la mente del gran diseñador de turno, que se tropieza con una antigua foto de su difunto abuelo en una excursión de pesca. Como al yayo le gustaba la franela cuadriculada a nuestro amigo el diseñador se le ocurre: “Mira, en próxima colección haré una deconstrucción de la idea de camisa de leñador que guiará la línea conceptual rupturista de mis diseños, que presentaré sobre escuálidas jovencitas con peinados y maquillajes abominables”. Por cierto, es una ciencia cierta que la mayoría de diseñadores visten de riguroso negro elegante y formal, y que no se ponen los trapitos que diseñan... es como si un cocinero se negara a probar su propias recetas, verdad que no os fiarías de él? En fin...
El segundo paso será que algún famosete hollywoodiano se le ocurrirá comprarse esa camisa, o seguramente se la regalará el supuesto maestro de la moda después de conocerse en el backstage de algún desfile. Obviaremos aquí que el camello de ambos es el que les ha presentado y que los tres van puestos hasta las orejas y raciocinan menos de lo habitual (Uiiii! Perdón, se me escapó!).
Ahora entran en juego las revistas, los medios de prensa, la TV, los blogs de opinión, etc, etc, etc... Que piensan que nos interesa que tipo de cuadro y color se destaca en la camisa del último romance de tal actriz o personalidad (total, los niños hambrientos del África no dan tanto juego, que siempre visten los mismos harapos). Y empiezan así a bombardearnos con que “la última moda dice que se lleva”...
Casi al instante Zara, Mango, el Corte Inglés, H&M, M&S, etc. ya han dado orden a sus ejércitos de varios centenares de miles de chinos (algunos en edad demasiado tierna) para que se pongan a coser camisas de cuadros tipo leñador. Automáticamente los fabricantes de botones duplican sus ingresos y la tela a cuadros casi desparece del mercado (varios colegios de monjas se ven obligados a cambiar las faldas de sus uniformes, que no la longitud de las mismas).
Y por último aquí viene el consumidor, el último eslabón, el tontícola que ha engordado 4 kilitos y no tiene camisa que ponerse que no le corte la respiración y le ponga de un feo lila amoratado que no le favorece. El Olego, vamos yo mismo. Pues el Olego, después de sufrir un acoso y derribo informativo de 3 meses sobre lo chic y cool de las camisas-leñador de cuadros finalmente vence su holgazanería crónica y se desplaza a un centro comercial a comprar un par de ellas, eso sí de últimas rebajas, por que también es un rato tacaño...
¿Qué ocurre pues? Que como ya dije soy un poco lentito pa esto... y cuando el lavado cerebral ha hecho su efecto para convencerme de comprar una camisa a la que hace un tiempo no me hubiera ni acercado ésta ya ha pasado de moda... Cagontó! Ahora se llevan los polos lisos y entallados de colores pastel!!! Y me avisan ahora!

Bufff.... total, que ahora soy el dueño de un par de prendas pasadas de moda (a las que en la calle tildarán de “feas”, “horteras” o “cutres”). Como quiera que en el mundo existen muchas personas como yo (consuelo de muchos consuelo de tontos, dicen) a alguien se le ocurrió inventar el concepto de “RETRO”, que nos ayuda a definir todas estas posesiones que tenemos y que por falta de gusto, dinero, estilo, etc. parecen antiguas y “fuera de moda”.

Pues tengo dos camisas “RETRO”... ¿Y qué?
Eso, ¿Y qué?¿Por qué narices empecé yo todo esto rollo? Ya ni me acuerdo... A sí!!! Ya sí, sí, ya está.

Sucede que últimamente hemos estado contemplando la idea de cambiar de piso, pues aunque el nido de Industria es muy bonito y confortable, también es un pelín pequeño para contener tanto amor y felicidad, que chorrea ya por las ventanas (¿Me ha quedado bien, verdad? Jajajaja!). Bueno, que queremos algo de las mismas características pero algo más grande, vaya.
Pues buceando por ahí en internet he visto ya varias decenas de pisos. Y el que no tiene una pega me parece que tiene otra. Jo, qué complicado!!! Los bonitos son pequeños, los grandes son caros, los grandes y baratos no tienen luz por que están casi por debajo del nivel mar, los luminosos y baratos lo son por que no tienen ascensor, y a los que tienen ascensor y son baratos mejor no subirse viendo según que fotos, etc.
Y los bonitos, luminosos, baratos y con ascensor son pequeños y no los cambio por el mío... Igual un día cojo un pico y una pala y me anexiono por la patilla alguna habitación del piso contiguo. ¿Se darían cuenta? Oiga, si yo no quería molestar...

En resumen: Para pasarme a uno de los pisos grandes, luminosos, baratos, amplios y con ascensor que he visto me obligan a tragar con algún “ELEMENTO RETRO” al que me resisto, normalmente un baño o la cocina. Ya sé que las modas van y vienen periódicamente y que quizás, al igual que mis camisas de cuadros tipo leñador, algún día esto estará de nuevo “a la moda”. Pero esta vez no trago, no. A mi me da que con una cocina así se me cortará siempre la mayonesa y que en uno de estos baños no se puede cagar bien... imposible!
Seguiremos buscando pues
...

martes, septiembre 01, 2009

POSTALES EXTRAVIADAS

Si a la musa Gertrudis no le da la gana de aparecer será que realmente no toca. Quizás es que tampoco tengo nada importante que decir, pudiera ser así. A lo mejor tampoco ninguna de las letras de abajo fueron realmente merecedoras de ser contadas en su día. Puede que sea cierto que esto de los blogs tiene caducidad (no se dónde leí no hace mucho que los blogs personales tienen una estimación de vida, parece que como cualquier otra criatura, y vi que éste se pasaba ya tres pueblos de viejo). ¿Y si fuera falta de interés? ¿Motivación? Mmm, pueden ser tantas cosas...

Pero tampoco es que haya estado haciendo el ermitaño, todo lo contrario. Ciertamente las historias por contar se me amontonan –por ejemplo en la cámara de fotos- y desde la última entrada (esa preciosa “pescallunes”) el mundo no ha dejado de ofrecérseme ni yo de meterle mano. Varios conciertos, excursiones, anécdotas, besos y abrazos, películas, aniversarios, teatros, comidas, reuniones, viajes, reencuentros, sorpresas, nuevos descubrimientos, muchas risas y algún que otro bostezo... ¡Ah! Y también apareció un día un asqueroso pajarraco negro que quiso colarse en nuestro ánimo (posándose por sorpresa sobre nuestro hombro/hombre) y al que hemos tenido que echar a patadas.. ¡A incordiar a otra parte jodido veneno! Ni falte hace que vuelvas a asomarte.

Como ya ha pasado con algún otro período de infertilidad bloggera me he decidido por la solución más fácil, descargaré las imágenes de estos días perdidos en mi ordenador (que por cierto estuvo muerto más de tres semanas y resucitó después por obra y milagro de mi informático favorito –gracias!-) y después ordenaré las postales cronológicamente, en una sucesión de flashes que seguramente para vosotros no tendrá lógica ni sentido, pero que a mi me servirá para recordar que fue de esa mitad “extraviada” de 2009. Algunos tienen una agenda muy bonita, otros gastan post-its o clavan papelitos en un corcho con alfileres de colores, y los hay que tienen de por si memoria de elefante (otros preferirán directamente olvidar). Yo cuelgo mis historias en este negro muro electrónico y así, cuando me aburro o quiero recordar algún detalle, acudo al blog para tropezarme con ellas.

Bien, tanto “chorreo” de teclado será que Gertrudis sí pasó finalmente por aquí, mmm... Al final tendré que llamarla y regalarle un poco los oídos, a ver si la convenzo para que no me abandone durante tanto tiempo ¿Será que está pluriempleada en otras mentes? Con la falta de imaginación y buenas ideas que hay en el mundo no me extrañaría que las musas fueran realmente unos entes muy escasos. ¿La imaginación está también en crisis? ¡¡¡Collons!!! ¡Sólo se globalizan las penurias!

¡Ah! Los “flashes” pendientes...




miércoles, enero 14, 2009

sábado, enero 10, 2009

FLORES DE INVIERNO

Hace unos días que el hombre del tiempo anuncia posibles nevadas a nivel del mar, y aquí en Barcelona algunos las esperan con ilusión bárbara. Vamos todos por la calle con lo mismo en la boca "Qué frío hace, coñññio..." pero después rápidamente se añade "Ojalá acabe nevando". ¡Cómo somos! Estamos helados y todavía deseamos ración extra, en fin...

¿Y mis flores? Pues parece que las bajas temperaturas no pueden con ellas.


Encaramos la cuesta de un gélido Enero y la Bugambilia de mi balcón sigue "tan pancha". Floreada y fuerte se arrapa a la pared, guapa y chula toda ella, exhibiendo llamaradas de un fucsia intenso, negándose a reconocer que su tiempo ha pasado. No le faltan cuidados: sol abundante, agua, abono... y la música y el cariño le llegan en andanadas constantes desde detrás del cristal.
Y ahí dentro, entre las paredes de mi pequeño apartamento, arropadas entre mantos de ternura florecen otras flores de invierno. Diferentes, especiales... únicas. Nuevos perfumes para el descubrimiento de otras tantas nuevas historias.

Los reyes -muy generosos- ya pasaron. En la báscula se asoman ahora números ingratos, y presenciamos impotentes como se marchitan en la gente las buenas intenciones y esperanzas que infundían las fechas navideñas. La calle vuelve ensimismada a sus quehaceres diarios, y el gris y el cemento se imponen de nuevo sobre las luces y los lazos dorados. La escarcha se apodera de todo, y hasta las manecillas del reloj parecen frenarse (la risa, el amor y la alegría son propias de ritmos más animados)... ¡¡¡Pero yo, mi planta y mi nuevo micro-clima nos declaramos en rebeldía ante la conquista del frío!!!.

Hoy los termómetros marcan bajos históricos, pero mi particular invierno sigue empeñado en mostrarse cálido, tierno y florido (y ya van más de 2 meses). En el balcón la terca Bugambilia guerrea contra el calendario, mientras dentro de casa los días siguen vistiéndose de calurosa fiesta...

lunes, diciembre 29, 2008

ASÍ NO SE PUEDE GANAR EL TOUR

A la salida del trabajo (regularmente sobre las 15:20h, también regularmente con el estómago suplicando combustible) siempre se me presenta la misma duda: ¿Autobús+Metro o mejor Bicing+Metro? De entrada lo último es lo más rápido, y también más divertido. Todos los segundos que consiga robar a la manecilla del reloj son bienvenidos, y así me planto antes ante el plato de macarrones. Miro de reojo la parada de bicicletas que hay cruzando la calle, y si hay alguna disponible no me lo pienso y al trote me apresuro a cogerla antes de que algún trepa se me adelante.

Por norma general, y estaríamos hablando de un 97% de las ocasiones, cada vez que coges una bicicleta del Bicing esta presenta algún desperfecto y/o falta. El lunes pasado esto no fue una excepción, pero la lista de "taras" era de tal magnitud que me he decidido a denunciarlo aquí en el blog (y no sirve de nada, lo sé). Pero es que el tema tomaba tintes trágicos, a saber:
1- La Bici no tenía la pata de cabra o caballete
2- Le faltaba también el guardabarros o carcasa de plástico de la rueda delantera
3- El freno trasero no funcionaba
4- No tenía luz de señalización (ni el farolillo de las bicis nuevas ni la luz roja alterna de las antiguas)
5- La empuñadura de plástico de la manilla izquierda no estaba (cogido al frío y duro acero, arrrjjj)
6- El cambio de marchas estaba inutilizado (clavado eso sí en la marcha 2, que al menos es la mejor)
7- Y el sillín "flojeaba" (me explico, por mucho que le apretaras la llave el sillín tendía a ir hundiéndose poco a poco)
...Joderrrr...

Estaba yo repasando mentalmente toda esta lista mientras miraba la bici con cara de asco, cuando en esas pasan seguidos los tres autobuses que cubren el recorrido que me interesa... bufff... Y ahora, ¿Qué hago? ¿Me espero a un nuevo bus? ¿Voy caminando hasta el metro? mmm... nada, nada, me tiro con la Bici a tumba abierta y que se lo que tenga que ser (esto de "a tumba abierta" es un dicho que siempre me ha dado muy mal rollo).
No es que fuera un viaje accidentado -llegué de una sola pieza- pero la sensación de tensión sí que fue MUY agobiante. Toda la bajada con el corazón en un puño, y el sentimiento constante y pegado al cuerpo de que la bicicleta (y seguir llamándole bici a aquello era todo un acto de generosidad) iba a desintegrarse en cualquier momento... ay, ay, ay, ... ay, ay, ay... ¡Quin patir!

Llegué al fin a buen puerto -todavía no se cómo- y tuve serias tentaciones de emular a Juan Pablo II y arrodillarme a besar el suelo. Evidentemente no pude batir mi record (tengo el trayecto apamado y el tempo de los semáforos controlado), ni tan sólo me acerqué a un registro digno, pero es que había que ver esa bicicleta. Ni el mejor Lance Armstrong dopado hasta las cejas hubiera conseguido nada con semejante cacharro. Con aquel armatoste rojo y blanco (me lo he pensado mejor y ahora me niego a llamarle bici) era inconcebible tener un buen viaje... ni mucho menos ganar mi "Tour" particular.

Y quede aquí por escrito que soy un gran defensor del concepto del BICING, y creo que Barcelona es una ciudad ideal para implantarlo. Ahora bien, pido a los Reyes Magos por favor que le traigan al alcalde un poquito más de presupuesto... ¡¡¡Que el cacharro que me tocó en suerte era indigno de tener pedales!!!

Otras típicas situaciones "tocahueviles" MADE IN BICING son estas (vividas personalmente!):
(A) Vas a coger una bici y no hay ni una en la estación (Agravante = acaban de pillar la última enfrente de tus narices)
(B) Vas a coger una bici, la estación esta llena pero el ordenador/dispensador no funciona (Agravante = justo ayer te cobraron la cuota de socio)
(C) Vas a dejar una bici pero la estación está llena (Agravante = llegas tarde a una importante cita)
(D) Vas a dejar una bici en la estación y ninguno de los espacios libres que quedan funciona (Agravante = empieza a llover a cántaros)
(E) A tu bici se le sale la cadena, tienes que pringarte las manos para intentar repararla (Agravante = no lo consigues y la siguiente estación está a 500 metros, con riesgo de C y D)
(F) La llave del sillín está rota, y éste está en su posición más baja. Si pasas del 1,70m te cuesta pedalear y además pareces gilipollas (Agravante = nunca te habías encontrado tantos conocidos por la calle, ¡Qué ridículo!)
(G) Los frenos no van, toca desgastar las suelas de los zapatos (Agravante = darse cuenta de ello demasiado tarde, mientras saboreas el gusto del asfalto)
(H) El cambio de marchas no va, está atrancado en la posición 3 y en las cuestas sudas lo indecible para poder avanzar (Agravante = solo entra la 1a marcha, que casi no da resistencia. Pareces anormal dando 3.000 revoluciones por minuto sin casi avanzar, y para cambiar de ritmo necesitas darle primero al freno. Tu ritmo de pedaleo es totalmente absurdo)
(I) La bicicleta tiene pinchada/s la rueda/s, no hay reparación posible. ¡Ojo! Está demostrado que las bicicletas de rueda pinchada son las que nunca les falta ningún otro accesorio, ¡Cagontó! (Agravante = un señor mayor pasa a tu lado y te mira con cara de pena, como si fueras un pobre pidiendo limosna en la calle. Pasan después dos chavalines y se ríen en tus putas narices)
(J) La Bici va perfecta, pero a un cicloturista gilipuá que llevas detrás le da por tocar su timbre con profusa y vehemente insistencia, con el resultado que todo el mundo se gira a darte paso con cara de indignación pensando que eres tú el del concierto de pito... (Agravante = irónicamente a tu bici le falta el timbre. ¿Qué no os ha quedado claro que no existe la bici 100% completa?)

miércoles, diciembre 03, 2008

NO TENEMOS SUERTE, PERO...

Este fin de semana -y ya van demasiados- nos hemos quedado de nuevo sin suerte. Cada Lunes por la mañana repaso con mi compañera de trabajo el boleto de la Primitiva que compartimos (somos cinco en este grupo de ilusos) y siempre es la misma historia: “ná de ná, nothing of nothing”, ¡Cagontó!, Y así guardamos de nuevo nuestros sueños de ricos en el cajón, cancelamos los proyectos de quema de la oficina y nos ponemos a currar con la cabeza gacha. A lo sumo algún reintegro cae de vez en cuando... pero casi no nos da ni para pipas.


Para agravar el momento (como si los Lunes no fueran en si mismos lo suficientemente antipáticos) aparece siempre puntual un personajillo que me irrita un poco. Corrijo, quizás me irrite bastante. El tipo este “dirige” una especie de peña quinielística y ha engañado en su aventura a unos 20 compañeros de la empresa. Hasta aquí nada que objetar; unos preferimos la Lotería, otros la Quiniela, algunos juegan con la LotoTurf (Caballos), el Trío, la Once, etc... Pero lo que no tolero es que semanalmente todas las primeras mañanas aparezca el “paio” este con la intención de compartir su “sabiduría futbolística” con mis cansados oídos. ¡Ojo, que comenta los 15 partidos uno por uno!
Seguro que todos conocéis a algún tipo de estos. Esas personas que, aunque parece que mantengan una conversación con otro interlocutor, hablan en un tono mucho más alto mientras hacen aspavientos desmesurados (para así hacerse notar ante todos los presentes), y gustándose de saberse escuchados llenan su discurso de perugrolladas varias y frases repletas de sentencias absurdas. ¡Qué no te quiero escuchar payaso! Yo ya vi el partido de mi equipo, el resumen del telediario y la crónica del periódico... ¡Déjame un poco en paz por favor!
Y yo rezando para que la Lotería me libre del pesao ese... Ayyyy, ¡Ese Destino caprichoso! El muy terco se empeña en pensar que no me conviene eso de ser millonario!. Igual cree que no haría buen uso del dinero, o piensa que hay gente mucho más necesitada que yo, quién sabe... supongo tendrá sus motivos. Pero es que a veces estoy en total desacuerdo con él, pues es el mismo Destino el que quiere que coincida cada Lunes con el loco quinielístico; y yo creo sinceramente que no me merezco tanto castigo ¿Acaso en alguna vida anterior fui un cruel violador de monjas inocentes? ¿Proctólogo del Führer? ¿La musa inspiradora de Stalin? ¡¿Qué pecado vil cometí?!

Hoy el personaje ha llegado a la oficina más temprano y muy contrariado, se le veía abatido. Eso me ha puesto algo contento, pero al mismo tiempo también en estado de alerta... ¿Qué coño le pasaba? El Barça ganó 0-3, ¿no?
-“He hecho una mierda de pleno al quince!”- dice.
¿Cómo? ¿Pleno al quince? Eso es muuucha pasta!!! ¿No? ¿¿¿El pamplinas es millonario??? ¡¿Y dónde está el cava?!...

Pues no, no había cava. Ni fiesta, ni celebración. Parece ser que esta jornada la quiniela ha sido muy generosa (o algo predecible) y hay más de 600 personas que han acertado las 15 casillas. ¡Uuups!
Mi teoría es que solo te va a tocar la lotería (si toca) una vez en la vida, así que mejor que sea a lo grande y te la deje bien arreglada. Mi odiado compañero de Lunes tenia que repartir un premio muuucho menor de lo habitual entre todos los de la Peña... unos ciento-y-pico euros por barba (que nunca vienen mal); pero en su cara se leía la decepción de saber que difícilmente pillará otro “15”. De repente CASI he sentido algo de pena por él, ¡Pobrecito! Le pone siempre tanta ilusión (que pesao, demasiada) en sus cábalas de resultados...

Rápidamente agarro mi copia del boleto de la Primitiva, con todos esos numeritos “encolumnados”, y los cotejo con el periódico. Mmmmm... uno en cada fila, ¡Qué asco! ¡Ya podrían distribuirse mejor, leches! (les grito a los números como si pudieran entenderme). En fin... dejaremos los yates, casas, coches y demás lujos para otro día y empezaremos a currar. ¡I hate mondays!
Y ahora al colega de las quinielas le veo medio sonreír, pues los compañeros han formado un corrillo a su lado y le felicitan por su buen pronóstico, le animan a continuar y le dan palmaditas en la espalda... el tipo se anima -ai, ai, ai, no puede ser- se está creciendo... y en cinco minutos ya me está taladrando otra vez con el duelo Rayo Vallecano-Salamanca de la próxima jornada y los precedentes de sus enfrentamientos de los últimos tres años.

Mi compañera de trabajo resopla asqueada, pero levanta la vista y se le escapa una sonrisa cómplice al ver mi cara de desesperación (estoy escenificando gestualmente un hara-kiri, y después saco medio palmo de lengua fuera y hago como que me estoy ahorcando...). Rápidamente teclea dos frases y me las pasa por e-mail, que son tan solo 6 metros de distancia pero minados de oídos curiosos:
-Qué palizas tu, no veas... ¿Cuándo termina la liga? Es igual, da lo mismo, en verano también viene a comentar los posibles fichajes futboleros... Por cierto, te recuerdo que esta semana te toca a ti hacer la Primi! Ánimos! Jejeje...
Pues es verdad, es un palizas.. y es asquerosamente cierto, me toca a mi la Primi y abonar esos 6 eurakos más a fondo perdido.

¡Definitivamente hoy no estamos de suerte!
...

Abro el cajón y saco la cartera, aparto 56 céntimos para el café con leche y veo que hoy voy cargadito de monedas, ¡No veas como pesa la billetera! Pero todo es chatarra. Decido separar los seis euros de la lotería y dejármelos ya en el bolsillito pequeño del pantalón. Se que es una gilipollez suprema y parece que la experiencia apenas me ha servido... y así mientras me guardo la calderilla a buen recaudo no puedo evitar que un pensamiento fugaz cruce por mi cabeza: Este fin de semana no tuvimos suerte, pero ¿Y si la próxima?...

viernes, noviembre 07, 2008

AZULES

De trazos AZULES (de un Bic barato) nacen estas letras que aquí torpemente se amontonan, son palabras traicionadas, estériles, pues juntas no logran alcanzar un sentido… ¿Será que no son buenas? ¿Será que no son suficientes? Ya lo veis; a veces corazón, cabeza, mano y escriba no logran ponerse de acuerdo. Vaya un lío para este aficionado trovador, ya no se como explicarme…

Hace sólo una semana que cambié de terapia, y funciona. Me llevaron a una idílica playa de AZULES reflejos, de brisas de suaves silencios y dunas de arena blanca... y ahora me entretengo en la orilla desenterrando tesoros (encuentro viejos recuerdos y descubro también nuevos sabores). Cuando me canso me tumbo en la barca a contar las estrellas, y mientras el vaivén de la marea acuna mis sueños una guapa sirena me susurra dulces historias al oído. ¡Hay mi doctora y sus pastillas AZULES! Qué bonita locura...

AZULES de fuego, azul intenso en esa llama que baila sola… de la candela que ilumina tenuemente largas confesiones y decenas de risas y besos que robamos al sueño.
Y recortadas con rojizos brochazos, AZULES las mañanas se despiertan ahora envueltas entre sábanas de inesperada ternura. AZULES son 2, esos que me miran y me desnudan. AZULES sus ojos, los que me robaron anoche un suspiro y dejaron hoy impregnado en la almohada el recuerdo cálido y dulce de su ausencia...

No me atrevo a pedir más, no por ahora, mejor dejemos morir otra noche… y a merced del oleaje abandonemos al futuro a buscarse; con la esperanza (quizás con la excusa) de encontrar las respuestas escondidas entre las nubes que los cielos –claro está, sí, seguro... AZULES- nos traerán mañana.

lunes, noviembre 03, 2008

LA CUERDA

Si hay algo verdaderamente importante bajo este cielo son las múltiples cuerdas y lazos que, en forma de amigos, familia, pareja, etc. nos mantienen mentalmente sanos y bien “sujetos” a la realidad que nos rodea. Cabos y amarras que impiden que seamos absorbidos por la locura de este mundo; aquella que se pasea impune por las calles de nuestros días y que aparece con demasiada frecuencia en las páginas de sucesos de algunos periodicuchos (si conocéis la “página de los horrores” del Qué!, sabréis de qué estoy hablando).

Como las amistades son múltiples y variadas así lo son también las comentadas amarras. Algunas son más bien finas, otras mucho más gruesas y sólidas, como cadenas de hierro colado. Quizás perderemos algunas que en hilillos finos y delicados se romperán sin apenas darnos cuenta, pero otras amistades son como gruesas y pesadas sogas atadas en complicados nudos marineros, totalmente indestructibles y ajenas al paso del tiempo.
Particularmente larga -477 kilómetros- es la cuerda que une mi Barcelona con Caudete (Albacete), dónde mi amigo Kiki se fue a vivir hace ya un tiempo. Este pasado fin de semana recorrimos esa distancia (¡Que gran colega de viaje, el genial Dore!) para disfrutar de unos días de su compañía y de la gran hospitalidad brindada por su familia y amigos. Al grito del “¡Que no falte de ná!” las horas en Caudete se revelaron intensas y emocionantes...

Fue un mucho de todo (de risas, recuerdos... de platos y vasos) en demasiado poco tiempo, y quizás me dejé un poco de salud en el “intercambio de golpes”. Eso sí, me traigo del viaje 2 ó 3 kilitos más de barriguita, y sobre todo la sensación de haber comprobado que la cuerda se encuentra en perfecto estado. Me reconforta y enorgullece la idea de saber que -pese a que la distancia y el tiempo se empeñen en entrometerse- en caso de necesidad y tirando de la cuerda aparecerá, raudo y dispuesto, un buen amigo prendido del otro extremo del cabo.

miércoles, octubre 29, 2008

LLUEVE (DE NUEVO)

A fuera llueve y hoy no voy a salir.
Sí, me quedaré aquí leyendo algo.
Yo con mis libros, yo con mis pensamientos, yo a solas con mí cultivada pereza... y todos bien secos.



Las plantas del balcón parecen felices con su ducha otoñal; y decenas de gotas se precipitan por el cristal en una carrera imaginaria, dibujando trayectorias dubitativas que morirán en un gran charco bajo las macetas.
Que nunca llueve a gusto de todos es una verdad universal. A veces caen solo 4 gotas, otras llueve a cántaros. Puede que una simple llovizna acabe en un gran diluvio... Y otro día el “xirimiri” no parará durante horas hasta dejar las calles caladas de charcos; charcos donde los niños saltarán traviesos mientras su abuelo de boina y bufanda remueve con el bastón la hojarasca amontonada que obstruye el desagüe.

Analizo las apelotonadas nubes intentando adivinar si la cosa empeorará, pero la verdad es que poco me importa. Lo que me jode es que otra vez “llueve sobre mojado”; Sí, sucedió de nuevo. Disculpadme el comentario “maruja“ pero es que hace tan solo 3 días que hice los cristales de las ventanas y otra vez quedarán bien chungos.

A fuera sigue lloviendo y definitivamente me quedaré aquí sentado mirando por la ventana. Dichosos cristales!... sigo bien seco pero ahora estoy algo cabreado. Será que hoy se me aguó un poco el alma y mi buen humor se resiente. Ya se me pasará, seguro.

El agua cae y cae y se lo llevará todo consigo. Y cuando el aguacero finalmente pare, el aire será mucho más fresco y limpio, y en el suelo cualquier huella o pisada de mal recuerdo habrá desaparecido...

sábado, octubre 25, 2008

¡QUÉ RICO, BEBO!

Con pasitos titubeantes, muy cortos y algo desacompasados, entra Bebo Valdés en el escenario.

Una estruendosa ovación del público le recibe calurosamente; la sala –llena hasta la bandera- se pone en pie y prolonga esos aplausos durante casi tres minutos. No ha empezado todavía el concierto (en realidad Bebo ni se ha acercado al piano) y ya tiene a la gente rendida y totalmente entregada.

Ayer fui al concierto de Bebo & Chucho Valdés en el Auditori, en la inauguración del 40 festival de Jazz de Barcelona. Nunca había visto al mito cubano en directo y no sabía muy bien que me depararía la noche, pero después de tan atronadora y exagerada ovación comprendí al instante que todo lo que había leído sobre él era cierto... No había sonado ni una nota y ese pequeñito abuelete de 90 años ya había triunfado. Traía al público en el bolsillo -ganado desde casa, hipnotizado- y eso dice mucho de su obra. La gente era feliz solo con verle y su cara huesuda era toda ella una sonrisa cómplice.

Ya me lo habían contado, y la evidencia ahora ya no me dejaba duda alguna: aquella figura menuda y enclenque, que bajo el foco evocaba extrema ternura y cariño, era en realidad todo un gigante, un monstruo... un genio!

Creyendo de pies juntillas en esa idea me dispuse a disfrutar de la música. Relajé mi cuerpo y focalicé toda mi atención en los Valdés, padre e hijo, preparado para no perderme ni una chispa de toda la magia que emanara de sus dedos. Ambos, Bebo y Chucho, se sentaron a los pianos (uno enfrente del otro, en una batalla armónica y delicada, confrontados pero coordinados al mismo tiempo)... y empezó el recital.

No se muy bien como explicar lo que sentí, lo mucho que me gustó. Hay veces que con el diccionario no alcanzas para describir según qué cosas, y francamente, perder aquí el tiempo intentándolo cuando puedo alargar un poco el brazo hasta la torre de cd’s...
...A ver a ver... aquí está! Vamos a poner algo de buena música...

sábado, octubre 11, 2008

CRISIS... WHAT CRISIS?

No he podido esquivar la tentación; está tan de moda hablar de la puta crisis que nos oprime que no he querido dejar a mi audiencia sin una aportación bloggera sobre el tema.

Como a todos los "desastres" que nos rodean, opino que hay que afrontarla con humor... y en este caso también con algo de paciencia y esperanza. En mi cartera cada vez escasean más los billetes pero yo me río igual viendo este video dónde se analiza la dichosa crisis desde el más puro y fino humor británico (¡Pepi gracias por el enlace!)



Por si os interesa ahondar más seriamente en el tema, el blog del ya muy famoso en Internet y en el mundo Leopoldo Abadía (el otro día ya salió con el Buenafuente por TV) está muy, pero que muy bien.
http://leopoldoabadia.blogspot.com/

jueves, septiembre 18, 2008

A LO LOCO

El pasado miércoles estuve en el concierto de Loquillo en el Auditori, disfrutando del rey del Clot en la grata compañía de Kuka, Héctor y Monk (este último nos lo encontramos por sorpresa ocupando los asientos posteriores a los nuestros). No voy a hacer ahora uno de mis largos redactados, metafóricos y extraños escritos para describir el discurrir de la noche. Nada de milongas ni cuentos chinos. Hoy no.

Simplemente diré que fue un concierto ESPECTACULAR, INMENSO E IMPRESIONANTE (una vez más, siento que no pudieras venir Ayma).

La verdad es que era la primera vez que veía al Loco en directo, y no sabía muy bien que esperar...
Me fascinó enormemente el personaje en si, y el gran control que éste ejercía sobre el escenario y el público. Todos los movimientos estudiados al milímetro, las caras, los gestos, las subidas de volumen, los paseíllos entre las butacas, las pausas de los cigarros y los silencios. Absolutamente todo programado al milímetro en un ejercicio que delataba las muchas tablas -y años de directos- que este artista acarrea sobre sus anchas espaldas. Cierto es que José María Sanz Beltrán tiene ya 47 años, pero Loquillo guarda los movimientos de rockabilly y su tupé en formol y los muestra totalmente intactos. Y de carisma y chulería el tipo va sobrado...

La primera parte del concierto fue un repaso casi íntegro de su último disco (Balmoral), pero a partir de ahí el Loco echó mano de los clásicos y el ambiente se caldeó más, la grada empezó a hervir con la genial “Feo, Fuerte y Formal” que levantó al público de sus butacas, y así de pie nos quedamos hasta el final del espectáculo jaleando las archifamosas: “El Rompeolas, Rock&Roll Star, Cuando fuimos los mejores, Con Elegancia, Por Amor”, etc... Para morir y acabar con el “Cadillac Solitario”, el público enfervorizado y Loquillo de rodillas desgañitándose con las últimas notas.

Quizás soy un exagerado o una persona demasiado sensiblera, pero durante un rato bien largo se me pusieron los pelos como escarpias. Más de la mitad del público ya entró en la platea absolutamente entregado, esos eran los fans más acérrimos, los incondicionales. La otra parte del respetable no tardó mucho en entregarse, y salieron (salimos) igual de “locos” que el resto.

¡Larga vida al rey del Clot! Y que haya “locura” para muchos años...

Por cierto, algunas de sus frases más conocidas (fuente: wikipedia). Toda una filosofía de vida:

-"A nuestros enemigos, porque ellos nos dan la fuerza para seguir adelante"
-"Ser chulo es un arte"
-"A por ellos, que son pocos y cobardes"
-"Yo tenía un amigo llamado Johny. Yo le decía, Johny, no te metas."
-"Antes de criticarme, intenta superarme"
-"Sí, llevo guardaespaldas, ¿y qué?...es para proteger al resto de la gente de mí"
-"Como John Wayne, feo, fuerte y formal"
-"Esta es una canción que compuso Sabino cuando estábamos en Intocables, y yo he tenido la suerte de poderla cantar"
-"La historia de un hombre está escrita por las mujeres a las que amó"
-"¿Por qué el verdadero rock & roll no es música de masas? Porque la miel no está hecha para la boca de los asnos"
-"Si no te gusta el rock & roll... ¡qué coño haces mirando este disco!"
-"No te drogues, o acabarás como nosotros"
-"Ante el rico y poderoso hay que mantenerse orgulloso" (Loquillo en referencia a Miguel Bosé) -"No puedo ir al programa de Miguel Bosé, porque soy heterosexual y rockero"
-"Gays, cuantos más mejor, menos competencia"
-"No hay que darse por vencidos ni aun estando vencidos"
-"Una banda de rock & roll es algo así como estar en un barco pirata"
-"Me he traído lo más chulo y lo más macarra de Madrid..."
-"Todo el mundo era muy ortodoxo en el rock. Me dije: hay que hacer rock español y lo voy a hacer yo"
-"¡Qué difícil es ser humilde cuando uno es tan grande!"
-"Hoy no vais a ver un concierto de rock&roll al uso. Vais a ver a los mejores."
-"Esto es una lastima desperdiciarlo"
-"Este disco esta hecho por hombres"

lunes, septiembre 01, 2008

AJUSTE DE CUENTAS

Si le veo por ahí le diré que se acuerde de ir al mercado a comprar para la casa, que a las ventanas del balcón habría que darles un repaso un día de estos y también que la ropa para planchar se acumula ya en una pila de altura vertiginosa. Sí, sí, le diré que ya estoy harto de facturas y papelotes esparcidos por la mesa, de la nevera vacía, de los Cd’s desordenados y de las listas de pendientes que nunca se tachan...

Si le veo por ahí le diré que se pase más por casa, que apenas le veo, ¡Que parece que ya no vivamos juntos! También le diré que le extraño un poco, a él y a sus cuidados; que me parece que en su ausencia todo es más difícil, más complejo. El siempre tan formal y tan correcto, ¡Siempre mimándome!



Quizás se haya enfadado conmigo, no lo sé seguro pero bien pudiera ser, sin duda tendrá sus motivos. La verdad es que debo reconocer que últimamente he sido mal compañero, uno muy pésimo. Sí, me disculparé y quizás así todo se arregle. Le pediré perdón por gastarme su dinero en cervezas y caprichos, en salir por ahí de conciertos y comilonas con los amigos; me disculparé por tomar prestada su ropa y por no dejarle casi dormir la otra noche...

Si algún día le veo se lo diré todo y le pediré que vuelva a mi lado.
...

Pero de mientras este miércoles hay un concierto de Calamaro al que me apetece mucho ir, así que no me queda otra opción que prolongar mi particular experimento otra semana más. Tendré que seguir lavándome la cara con los ojos cerrados, confiando en que los dientes me queden bien cepillados sin poder comprobarlo, saldré de casa despeinado y con la nariz bien pegada a la pared, bajaré la mirada al suelo en todos los ascensores que tome y pasearé por la calle sin mirar a los escaparates...

Y así mientras pueda evitar todos los espejos, mientras no le vea la cara al panoli ese... podré continuar con lo mío. Y si algún día le veo –porque al muy terco siempre le da por volver tarde o temprano- entonces hablaremos y ajustaremos cuentas.

lunes, agosto 25, 2008

UN VIDEO... ¡OÍDO COCINA!

A veces navegando por la red me tropiezo con uno de esos videos “predecibles”, uno de esos que al segundo 3 ya sabes como van a acabar –muy, muy mal- pero que te llaman igualmente la atención. Son sketches simples y sencillos (no necesitan de 300 extras ni ganarán tampoco ningún Óscar) pero no por eso dejan de ser divertidos y asombrosos, y después de visionarlos te pasarás un buen rato riendo.

Todo el mundo puede hacer o “cocinar” uno, ¡Pero ojo! hasta los platos más básicos tienen sus secretillos. Usando el método Arguiñano (que gran personaje éste) pasaré a detallaros la receta.

Para hacer el vídeo tonto de hoy necesitaremos de los siguientes ingredientes:

- Un cazurro y su ciclomotor.
Un elemento esencial de la receta, hay que escogerlo bien. Que sea un cazurro fresquito, joven, casi verde e inmaduro. Buscadlo sin casco, el que más cara de gilipollas tenga será el mejor. No es muy difícil de conseguir, los encontraréis a montones. Compradlo con muy poco neurona, que demasiado razonamiento le daría un gusto raro y el vídeo no saldría bien.
El ciclomotor puede ser propio o robado, eso no alterará el resultado final del plato.

- Un cómplice insensato
La edad de este elemento no es importante, lo básico es que tenga ese punto de cobardía y agilipollamiento necesario para acompañar al cazurro, pero que no le quite protagonismo en el plato. Pedidle al tendero que le quite cualquier carga de conciencia o responsabilidad. Tiene que darle un punto de sabor necesario al vídeo pero no debe ser estridente.

- Las víctimas despreocupadas
El otro elemento principal de la receta. Aquí podemos escoger entre dos tipos básicos, a saber: (1) La víctima cándida y angelical que estimula nuestra compasión (por general niños, abuelos, pequeñas mascotas...) y (2) La víctima deseada, aquella a la que por sus características desearíamos el mamporro más grande (el niñato chuleta, el padre tarugo, etc.)
Para este video utilizaremos dos chicas jovencitas. Podéis poner 3 o hasta 4, pero hay que ir con cuidado, si ponéis demasiadas victimas puede que la receta os quede demasiado fuerte, y la sensación de “matanza” no le da buen gusto al plato. Las que hemos escogido son suficientemente jóvenes como para sobrevivir a un buen tortazo pero también lo bastante creciditas como para saber dónde se meten. Así pues son medio aleladas y acabarán tontas del todo. Una buena combinación.

- El acompañamiento
Me gustan mucho las recetas de contrastes. En el video que nos ocupa nuestra elección resulta muy interesante por que combina la base cazurro+moto+complice+victimas con un acompañamiento de parque infantil que no parece pegar ni con cola. ¿Qué hace una moto ahí?¿Y esas jovencitas en una atracción para niños pequeños?
Es como un plato de dulce-salado, un frío-caliente, un mar y montaña...

- El aliño
En este caso se trata de una buena pista de audio. Es muy importante que se oiga bien el ruido de la moto, la risotada tonta del cómplice y también la del cazurro. Si os gusta el picante y los gustos fuertes aliñadlo de manera que se intensifique todo en el “buqué” final, es decir, que se oigan bien los gritos de las victimas y la ostia que se pegan.

- La presentación (el camera-man)
Por muy buena receta que tengamos no conseguiremos un buen video si no lo presentamos correctamente, una buena materia prima por si sola no nos garantiza el éxito. Es importante un buen encuadre de la escena y sobre todo –y ojo esto es vital- en ningún caso ha de aparecer rastro alguno de sangre ni vísceras, ni menos aún ninguna de las victimas desnucadas. Si se nos rompe alguna de las chavalitas al final del proceso (tranquilos, eso pasa a veces) es importante dejarla fuera de plano y enfocar a otro lado, como por ejemplo al suelo.
Tened muy en cuenta este último punto por que cualquier despiste nos agriará el producto por completo y perderemos nuestro video cómico y jovial. ¡Cocinar una snaff-movie no solo es de mal gusto sino que además es delito!

No hay tiempo de cocción, ni temperatura del horno, ni ná de ná... es como un plato veraniego, todo bien mezcladito (y bien, bien agitado) en un bol grande, así fresquito y sin más. Después lo colgáis en la red y listos.



Espero que os haya gustado el video, ahora ya conocéis los elementos necesarios para poder cocinar vuestra propia insensatez. Eso sí por favor, no me llaméis para participar en ella. Suerte, ¡Seguro que triunfaréis!

MONTHY PHYTON’S FLYING CIRCUS ( IV )

-THE FUNNIEST JOKE IN THE WORLD-

Las guerras son un tema chungo, pero en manos de los Monthy Phyton’s las cosas son diferentes.

viernes, agosto 22, 2008

MIDORI, HOY HE TENIDO UN MAL DÍA

Estaba el otro día “repantigao” en mi sofá dedicado al noble arte del zapping cuando ya en las latitudes extremas de mi TV (más allá del canal 27) me quedé atrapado en una película japonesa. El film era claramente antiguo, supuse que de principios de los ochenta, y el color estaba como “pasado”, muy diluido... como cuando por la tele reponen la eterna pero sensacional serie de “Magnum”, que parece como que está “desteñida” de tanto uso. No soy un fanático del cine japonés -mis problemas mentales son otros- y no me habría quedado enganchado a ese canal si no fuera por que la escena me llamó mucho la atención.

Un gran coche oscuro de lunas tintadas aparca en una bonita y tranquila calle adoquinada, es de noche y la vía está tenuemente iluminada por decenas de farolillos de papel; el barrio es claramente el de Gion, en Kyoto, muy famoso por sus bonitas calles de antiguas casas de madera; reconocí la localización al instante y automáticamente mi ceja izquierda se arqueaba.
Del coche se apean tres hombres impecablemente vestidos de traje, unos tatuajes asoman por el cuello y uno de ellos tiene la cara rajada de lado a lado, se ve a la legua que son miembros de la Yakuza (mafia) japonesa. ¡Qué fácil es caracterizar a los tipos malos en las pelis! Caras agrias, coches negros, tatuajes, cicatrices y una música inquietante de fondo... Y claro está, algo malo estaba a punto de pasar y no era el momento de cambiar de canal, ¿No? Mi ceja derecha se subió para armonizarse con su compañera...


El trío calavera entra en un pequeño restaurante y sin mediar palabra el más alto de ellos le clava una puñalada al servicial camarero que se les aproxima, que no tiene ni tiempo para anunciar que el pulpo es la especialidad del día. Se acercan a la barra y agarran por la pechera al cocinero, aprovechando que a éste se le han puesto los cojones por corbata y se ha quedado congelado de miedo (en las pelis siempre que alguien tiene la oportunidad de huir del peligro se le olvida de repente para que sirven las piernas). Allí empieza un intercambio de chillidos ininteligible –¡Oh sorpresa! La peli es en versión original subtitulada- y cuando consigo recuperarme del asombro tomo el hilo de la lectura y entiendo algo sobre dinero pendiente, deudas, amenazas, “el jefe está enfadado”, etc... ¿No es muy original, no?

Vista la idea general decido pasarme al canal 29 cuando de repente la última frase del mafioso cara-cortada me detiene:
- Dime asquerosa babosa, ¿Como nos vas a pagar? ¡Hoy estamos de buen humor, te dejaremos escoger!

¿Cómo? ¿Escoger? No lo entiendo... ¿La Yakuza japonesa acepta pagos que no sean en Cash? ¿Se les puede expedir un talón a su nombre? Seguramente serán “Yakuza SA” y no “SL”... ¿Aceptarían pago con Visa? ¿Y la American Express, la pillan?
Ah, y eso por que están de buen humor (después de apuñalar al japones/camarero con la carrera cinematográfica más corta jamás conocida), que si no...

La escena avanza un poco más y mis dudas se van disipando, resulta que el cocinero (que ahora lo se, también es el dueño del local y se llama Kazuo) está más pobre que Charles Chaplin en “Luces de ciudad”. Así que la Yakuza se conforma con un pago “en especies”, es decir, se decantan por hacer un “Take Away” con uno de los dedos de la mano del apenado chef. Lo de poder escoger es una putada por que en la cara de Kazuo se ve perfectamente que le tiene mucho apego y cariño a cada uno de sus diez dedos.
- ¡Escoge ya o será peor para ti! -Dice el mafioso más bajito.
¿¡Peor que eso!? Yo lo dudaba...
- Te abriremos en canal como al cerdo del otro día... ¡Te rellenaremos de sushi y verduras y te colgaremos del escaparate! -El yakuza que no había abierto la boca se estrena así con una línea de diálogo rebosante de sutileza y amor.
¡Ay! Pues sí podía ser peor -pienso... joder con la Yakuza.
- ¡De acuerdo! ¡De acuerdo, lo haré! ¡Escogeré!

Y en ese momento me transplanto rápidamente al papel del puteado cocinero. ¿Qué dedo escogería yo? Los lacrimales del chef empiezan a chorrear y mientras observa sus manos entre gemidos y lloriqueos me regala algo de tiempo para pensar. ¿Cómo coño se puede decidir eso? Mi faceta fría y analítica está ya desbocada y no lo puedo evitar, mi cabeza empieza a darle vueltas al tema...

Primero descarto rápidamente los cinco de la mano derecha, soy diestro y más vale quedarse con la buena al completo. Vamos a la izquierda:
-El pulgar me lo quedo; el pulgar o dedo oponible es lo que nos diferencia de muchos otros primates y dicen que bien pudiera ser la base crucial de nuestra evolución (por permitir el uso de herramientas y demás); ya cerca de los 30 años no creo yo que vaya a crecer más allá de mis 1,81m y menos “evolucionar “algo, pero el pulgar me parece una cosa útil. No hay trato.
-El dedo índice. El índice es de los cuatro restantes el que me parece más hábil, no se… es absurdo pero lo veo así. Puedes señalar algo, metértelo en la nariz, subirte las gafas, etc.
-El corazón es el dedo más largo, sirve para enviar a la gente a tomar por el culo y poco más, pero también le tengo cierto aprecio. Creo que me lo quedo.
-El dedo anular, que sirve para llevar el anillo de casado (aquí en Catalunya generalmente en la mano izquierda) y también, no se... ¿Para que más sirve? Ni idea. Bueno, no estoy casado pero lo mantendré por si acaso en un futuro...
-El meñique... buf!!! Por descarte. Sí, sí... si hubiera que escoger uno sería el dedo pequeño. Cierto es que te llegas más al fondo cuando te hurgas la oreja pero para otras cosas tampoco es imprescindible. Además así me quedaría la mano más “estética”, que dejarse un hueco en el medio queda feo. ¿No?

Retomo la historia en el momento en que el cafre de la cara-cortada saca un cuchillo de un bolsillo interior de su chaqueta, el cocinero ya se ha decidido y –Oh! cual es mi sorpresa- veo que el guionista de la peli está en mi misma onda de pensamiento (o tan atontao como yo). Parece un comentario un poco “gore”, pero no puedo reprimir una sonrisa al ver que el dedo pequeño de la mano izquierda es el escogido para el sacrificio. Coincidimos pues.
Según parece el dedo meñique también es el menos indispensable para ser cocinero de un restaurante japonés, o quizás Kazuo es muy malo en los fogones y eso da lo mismo. A decir verdad no hay ni un cliente en el restaurante y puede que por eso nuestro desafortunado protagonista no tenga ni un yen en los bolsillos. O igual es un enfermo de las apuestas de los combates de sumo, o se lo gasta todo en los pachinkos, en el casino, en geishas, no se... Pillé la peli medio empezada, quién sabe.

La imagen de la amputación es un poco desagradable (señal que los efectos especiales están bien conseguidos), pero el chorrito de sangre salpicando me sobra, me parece que lo adornan demasiado y que en la realidad no sería tan chungo y asqueroso. En fin, no estoy muy seguro; tampoco tengo muchos conocimientos de anatomía humana, mejor no probarlo.
Los de la Yakuza cogen el dedo mutilado, lo envuelven en un pañuelo y después de recordarle al cocinero su deuda pendiente se largan por la puerta. Eso sí, tienen la delicadeza de no pisarle la cabeza al camarero que yace en el suelo y pasan sobre él con mucho cuidado... vigilando no ensuciarse los zapatos en el gran charco de sangre que afea el bonito mosaico de las losas del piso.

La acción ahora cambia de escenario. Nuestro torturado chef llega a casa empapado en sudor con gestos evidentes de dolor. Su guapa esposa está en la habitación de arriba, viste un precioso kimono de seda rojo de brillos dorados y vistosos bordados de motivos florales. Está doblando ropa, a decir verdad tiene tres pilas exageradamente altas de ropa enfrente de ella, perfectamente “cuadradas” y perfiladas (empiezo a pensar... ¿No será la arpía esta del kimono rojo la que se gasta todo el dinero de Kazuo en ropa y alhajas?). El cocinero entra en la habitación y raudo acude a abrazarse a su esposa, gimotea algo pero apenas se le entiende –más que nada es que no me ponen subtítulos-. La mujer, que no comprende lo que ocurre, intenta consolarle.
- Cariño, ¿Qué te ocurre? Cuéntame por favor... me estás asustando, ¿Kazuo, estás bien?
Kazuo deja de abrazar a su esposa y le muestra su mano izquierda envuelta en un paño ensangrentado.
- Midori, hoy he tenido un mal día en el restaurante...

Y ahí entra una nueva tanda de anuncios.“Un mal día en el restaurante”… ¡Joder que gilipollez!
Cambio al canal 29, al 30, al 31... y me quedo con el resumen deportivo de la jornada olímpica. Están pasando en diferido la final de los 10.000 metros y un pequeño etíope encabeza la carrera, detrás –a unos tres metros- un grupo de cinco atletas le persigue y no puedo evitar fijarme en el pequeño corredor japonés que lo encabeza. Es ya muy tarde y el cruce de cables que llevo es considerable, observo el primer plano de la cara de rabia y esfuerzo del japo y pienso que ojalá la Yakuza no logre pillar al etíope, que está ya muy flacucho y liviano como o para que encima le empiecen a cortar en pedacitos...

Me dormí en el sofá y no se como acabó la historia de la Yakuza japonesa, Kazuo y su mujer. Sólo espero que después del eufemismo de “Midori, he tenido un mal día...” las cosas no fueran a peor. Si Kazuo seguía aplazando el pago de su deuda pronto se quedaría sin la posibilidad de tocar el Shakuhachi (flauta de bambú japonesa), y la bella Midori tendría que arremangarse el kimono para echarle una mano (o dos) a su marido en el restaurante; y doblar la ropa lo hacía muy bien pero algo me da que cocinar el Takoyaki (bolas de pulpo) no era lo suyo.

MONTY PYTHON'S FLYING CIRCUS ( III )

-SELF DEFENSE AGAINST FRESH FRUIT-

Este es de los sketches más hilarantes que he visto de la tropa de los Monthy Phyton’s. En esta paranoia el gran John Cleese imparte clases de defensa personal contra atacantes armados con fruta fresca. ¡Están locos!
Se lo dedico especialmente a mi amigo Kuka, que tuvo el otro día un pequeño lío en el curro...

martes, agosto 19, 2008

¿QUÉ LE PASA DOCTOR?

Recién aterrizado de mis cortas vacaciones (a uno lo bueno siempre le parece demasiado corto), me encuentro con que en el escritorio de mi trabajo han florecido decenas de expedientes, tengo cuarenta notas de llamadas pendientes y el gestor del correo electrónico me insulta de manera grave y repetida porque hay más de 300 e-mails por contestar... joder, ¡Y quien me mandaría a mi volver al curro!

Para más desesperación de mi persona, me he pasado la mitad de las tres semanas de vacaciones enfermo. Primero un poquito de malestar general, después dolor e inflamación del cuello, luego fiebre –primero leve, después hasta los 39 grados-, más adelante me quedé sin voz -afónico total- y para rematarlo todo al final me sobrevino un dolor de muelas tan intenso que en aquel momento una buena patada en la espinilla me habría parecido el mejor de los masajes tailandeses...

¿Y qué tuve que hacer? Pues ir al dentista, que remedio... Y eso que para mi ir al dentista es de los peores planes que uno puede tener una soleada tarde de Agosto, que no me gusta nada vaya. Los dentistas son en mi opinión de una raza extraterrestre y unos personajes que nunca me van a caer bien, pues no les entiendo. No veo los motivos por los que alguien “normal” desearía dedicarse a la higiene bucal de las personas, un trabajo en el cual verás sufrir al 90% de tus pacientes. Hay que ser “rarito” y algo sádico para querer ejercer de dentista; es un trabajo un poco “gore” en el que además debes saber que muchos de tus clientes te desearan la muerte mientras hurgas en sus caries... los más retorcidos pensaran en hacerte tragar el jodido palito aspirador de baba mientras te practican un new look facial con el taladro eléctrico, ¡Y eso no mola!

Que sí, que sí, que la mayoría de pacientes se lo pasa muy mal en el silloncito ese de los cojones. Que si las caries, los empastes, los aparatos correctores de los crios, las fundas, las muelas del juicio, las infecciones, etc.. y el dentista de los cojones todo el día con eso...¡Hay que tener estómago!
¡Y eso que ahora la cirugía dental está muy avanzada! No me quiero ni imaginar lo que eran los dentistas de hace 30 o 40 años, auténticos carniceros sin escrúpulos armados con alicates y dispuestos a arrancarte algunas piezas a la mínima ocasión. En aquel entonces era lo mismo ir al dentista que de visita al doctor Jekyll (y Mr.Hyde), a la consulta de doctor Mengele, al castillo del doctor Frankenstein o a la isla del doc Moreau...

Y yo sigo sin entenderlos ¿Qué puede impulsar a un jovencito a la vocación de odontólogo? Por cierto, llamarles “odontólogos” queda como más fino y chulo que “dentistas”, pero también es muy bonito “proctólogo” y al fin y al cabo son los que te meten el dedo por el culo (otro día los comentaremos). ¡Con la cantidad de especialidades clínicas que existen!
Un ejemplo: ¡Qué afable y cariñoso médico es mi podólogo el doctor Lobito!¡Es clavadito al profesor Silvestre Tornasol, todo un personaje!, Se pasa el día mimando y cuidando los callos y juanetes de las viejecitas, y doy fe que siempre tiene la sala de espera llena. Si algo me ha enseñado varios años de compras en el mercado es que allí dónde las viejecitas hacen cola algo bueno se cuece. ¿Que os repugna la idea de tocar unos pies ajenos? OK, ok... ¡Pero prefiero los fetichistas raros a los sádicos con bata blanca!

Lo que decíamos, ¿Por qué a un niño de doce años se le ocurre un día decir?:
- ¡Mamá, mamá! Cuando sea mayor seré dentista para ver sufrir a muchos pacientes y después cobrarles un pastón por el mal rato pasado. (Además de tontos, apaleaos)

A mi no me suena muy diferente a:
- ¡Meine Mutter, meine Mutter! Cuando sea grande me apetecerá invadir Polonia! (¡Adolfito, cállate y acábate el pollo!)
- Papi, Papi! El vecino me ha mirado mal, cuando crezca mandaré mucho y lo enviaré allí en aquel sitio tan lejos donde viven los abuelos Stalin, en la estepa siberiana.
- Please daddy, córtame el bistec bien pequeñito, bien pequeñito. ¡Que la carne me gusta en muchos pedacitos! (decía un niño llamado Jack en el Londres victoriano)

No es por criminalizar en bloque al gremio de los dentistas, pero es que repito que son unos personajes a los que no entiendo y, ya se sabe, lo que uno no alcanza a entender normalmente le da miedo y respeto (en el mismo saco de “rarezas” yo pondría a los sexadores de pollos, los porteros de discoteca, los árbitros de fútbol, los militares, los mamporreros, los asistentes de lanzadores de cuchillos, maquilladores de cadáveres, etc ). Que gente más rara...

Retomando el hilo de la historia (a veces me pierdo un poco) el otro día fui al dentista -uno nuevo que me recomendó mi madre- y ya no me sorprendí al encontrarme un hombrecito bajito, flaco y menudo todo él, con el pelo blanco y una mirada intimidatoria (era pastado a Jacques Cousteau el muy cabrón). Me abroncó severamente por la infección de caballo que tenía en la muela y por mi supuesta negligencia al no visitarle antes, y yo me defendí en vano esgrimiendo que días atrás sólo me dolía el cuello... Pero el tipo no me escuchaba y usó términos como “Urgencias”, “Traqueotomía”, “Muerte”, etc. para infligirme más temor (estos tipejos también dominan el arte del terror psicológico) y acabó rematándolo todo con un “tómate esto para la infección, y el septiembre nos vemos con tus muelas”... que miedorrrrrr...

Visto lo visto creo que a este gente habría que hacerles algún test de psicopatías (¿Eso existe?) por que me da que por el mundo hay demasiados individuos peligrosos con acceso libre a la anestesia y a los objetos punzantes. Yo cada vez que conozco a uno nuevo de su especie me viene a la cabeza la siguiente presentación:
- Oiga, he venido a verle por que me duele aquí y/o allí, Pero ¿Y a usted, qué le pasa doctor?

lunes, agosto 11, 2008

AL SOCI NO SE'L POT ENGANYAR



Hoy empieza la nueva temporada blaugrana con el partido de la previa de la Champions, y como casi cada verano he padecido una ingesta masiva de positivismo por parte de la prensa deportiva (todo desprende buen feeling: el nuevo técnico Guardiola, los caros fichajes realizados, las abultadas victorias en partidos amistosos contra equipos de parapléjicos balompédicos, etc.), y esto ha provocado que en mi interior germine una pequeña esperanza de triunfo. Pequeña, tonta y sin ningún fundamento ni base sólida, sí... pero que coño, igual este año ganan algo ¿No? Ei, y el Gamper no cuenta, ¿eh?

No soy un súper fanático futbolero (lo mío es más el basket... ¡Este año quiero apuntarme de nuevo al Palau!), pero hay que reconocer que los fines de semana me son mucho más gratos si los azulgrana consiguen meter la dichosa pelotita en la portería. ¿Y si Messi no se lesionara esta temporada? ¿Y si Eto’o mantuviera la boca cerrada para siempre? ¿Y si Henry deja de ser una copia barata de mercadillo de si mismo?... ¡Oh, cuanto disfrutaríamos!

Hace ya dos años que la imagen del FC Barcelona va de mal en peor. El crédito con que el proyecto Laporta empezó su andadura es cada vez es más escaso, y las palabras ilusionantes y las ideas revolucionarias y ambiciosas han dado paso a escenas más propias de la época final de Nuñez o la Gaspariana (que grande el amic Joan, que dejó al Barça en un ambiente tétrico y muerto propio de las tierras de Mordor). Total, que mientras Laporta se agarra a la poltrona con uñas y dientes a cada palabra que dice me parece ver como la nariz le crece un poco más... ¡Y el compi Beguiristain ya tiene una buena tocha!. Pero fútbol es fútbol y si empiezan ganando todo el mundo acabará por olvidar; yo inclusive, por que repito no me va la vida en ello.

Otra cosa es que, de mientras no vienen las ansiadas victorias, Joan Laporta tendría que tener muy en cuenta las palabras de uno de sus predecesores: “Al soci no se’l pot enganyar”, no se le puede “regatear”… que hay algunos que se lo toman muy mal.

Encontré esto en el YouTube y estuve diez minutos riéndome sin parar. Ojo a la cara de "gilipuá" del Laportín en la foto de inicio del vídeo. Jejeje...

EXTREME TRAINSURFER



Mirando por la ventana siempre sorprendente de YouTube he encontrado a este loco-Spiderman que me ha dejado "acojanao". Tengo que discutirlo con mi amigo Ayma (fanático de los trenes) por que no se si se trata de un Fake, pero parece real, ¿No?...
Aquí todo el mundo se cuela en la Renfe y los Cercanías, pero este polizonte se pasa tres pueblos.

LA NOVIA DE PIKACHU...

Y digo yo, ¿No se podía encontrar otra manera de (perv/div)ertir a los nenes?

Pudiendo entrar por la boca o las orejas... Eh mentes calenturientas!!! ¿A que ya se están imaginando por dónde se sale?

Hay que reconocerlo, estos japoneses tienen sus cosillas...

lunes, agosto 04, 2008

OTRO BALCÓN, OTRAS VISTAS

Miro a través de la ventana y oteo el cielo azul casi desnudo.
Sólo a lo lejos dos nubes más bien pequeñas,
y también tres gaviotas blancas en el infinito...
allí dónde el mar y las estrellas se besan mañana y tarde.

Los árboles se agitan al son de un viento caprichoso,
que se mueve de aquí para allí, de allí para aquí...
como el corretear nervioso de una niña de coletas morenas,
vestido amarillo y amplia y sonora sonrisa perlada.

Salgo ahora al balcón y el calor del sol abofetea mi cara,
el aire sabe a mar, y el murmullo de las olas medio se intuye
escondido bajo varias capas molestas de rugido urbano.


Las vacaciones ralentizan el pulso del día,
hasta que éste se detiene al fin a pensarse un momento.
Y cuando quiero tomar conciencia de ese instante,
justo al querer saborear mi pequeña pausa -mi tregua-
fugaz esta se me escapa volando prendida de una cometa.

Como diría el sabio Martí i Pol
“No hay presente,
Todos los caminos son recuerdo o pregunta.”

Y pienso que en ambos sentidos del sendero
encontraré las dos caras de la moneda:
los malos y buenos momentos que guardo del ayer,
los miedos y esperanzas que sueño para mañana.

Si bien es cierto que el presente es fugaz y casi mentira,
lo es también que aquí y ahora nada me perturba.
Y podría quedarme así otro segundo más, quizás un minuto,
ojalá una hora entera...

El tiempo se me escapa como agua entre las manos.
Observo a las gaviotas planeando sobre los pescadores,
y dos velas blancas y radiantes recortan el horizonte mientras
al final del rompeolas una alma solitaria parece marchitarse.

El día se me paró un segundo y yo no estaba preparado.
En espera de poder dar otro mordisco a la realidad
disimulo jugando a buscar formas conocidas en las nubes que,
empujadas ahora por un brioso viento de levante,
vienen a contarme historias de lugares lejanos;

Historias de otros balcones, de otras vistas y otros ojos.

Mataró 04-08-08

miércoles, julio 16, 2008

¡HE PERDIDO MIS GAFAS MÁGICAS!

Los que me rodean ya saben de mi nueva filosofía de vida, ese peligroso “SÍ” a todas las ofertas que me pasan por delante. Estoy descubriendo un mundo nuevo en el que infinitas posibilidades fluyen a mí alrededor como mariposas de colores, algunas se posan en mi mano y otras hay que perseguirlas un poco para darles alcance, pero todas merecen ser como mínimo contempladas...

La otra base de mi nueva “Way of life” son mis gafas mágicas. Hace ya 5 meses que se fue la luz (ver más abajo) y mis nuevas lupas me han ayudado muchísimo desde entonces. No son unas gafas de visión nocturna, ni de sol, no tienen rayos X, ni zoom, ni te masajean las sienes, ni tampoco hacen transparente la ropa de las mujeres (eso hay que inventarlo ya por favor, ¡cuanto dinero se malgasta en investigación inútil!), no, no... Simplemente son unas gafas de lentes mágicas que hacen que veas la parte positiva de las cosas. ¿A que mola?

En los últimos meses (quizás por miedo a caer enfermo, a encerrarme en mi dolor) me he obligado a diario a vivir con mis gafas mágicas puestas, y no podía salir de casa sin comprobar ante el espejo que las llevaba. Y así a mi ya natural optimismo congénito (eso ya viene de fábrica) le sumaba un buen refuerzo, ¡Que en la calle la vida reparte andanadas de ostias sin mirar a quién ni hacia dónde!

El otro día me disponía a salir de casa cuando un zarpazo de terror me detuvo... ¡No encontraba mis gafas mágicas! ¡Las había perdido! Rebusqué por toda la casa (5 minutos tardé, que mi nuevo habitáculo es más bien humilde) pero nada de nada, seguramente las extravié en la última salida. Como había quedado para ir a la playa y todavía el mar no llega a mi salón, tuve que derrotar una leve punzada de pesimismo y salir igualmente.

Y entonces sucedió una cosa increíble, mis gafas no solamente eran mágicas por el efecto que producían, además las muy jodidas habían ido reparando mis dioptrías tristes y melancólicas hasta hacerse ellas mismas ya innecesarias. Parece que ya voy asomando la cabeza y la vida abandonó el B/N y vuelve a ser en colores, todavía chungos y artificiales -de esos de las primeras películas coloreadas de Errol Flynn y Stewart Granger- pero colores al fin y al cabo.

Ahora para salir de casa solo me preocupo de coger las gafas de sol, que a la mínima luz intensa me pongo tontorrón y no paro de estornudar (cosas de mis antepasados vampíricos supongo) y pienso y deseo que a quien haya encontrado mis gafas mágicas perdidas le resulten útiles.